Biblioteca Escéptica

Archive for the ‘Hirsi Ali, Ayaan’ Category

La mujer y el Islam ( Ayaan Hirsi Ali )

Posted by Biblioteca Escéptica en noviembre 19, 2012

Discurso pronunciado por Ayaan Hirsi Ali len la Universidad de Wisconsin en febrero de 2010

Una breve biografía de Ayaan Hirsi Ali

Descarga el discurso 

-Por favor, unámonos para darla bienvenida a Ayaan Hirsi Ali

-Allahu Akbar! Allahu Akbar!

“Allahu Akbar” significa “Dios es grande”.  No voy a decir que Dios es grande. 

Algunas personas creen que mis puntos de vista son controvertidos. Afirman que deberían silenciarme. Y aplaudo a los comprometidos directivos de la Wisconsin Union con la libertad de expresión y os agradezco calurosamente el haberme dado una tribuna.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Posted in Hirsi Ali, Ayaan | Etiquetado: | Leave a Comment »

Yo acuso: Defensa de la emancipación de las mujeres musulmanas ( Ayaan Hirsi Ali )

Posted by Biblioteca Escéptica en septiembre 15, 2012

La somalí Ayaan Hirsi Ali es una feroz crítica del multiculturalismo y de la incapacidad del mundo islámico para afrontar una Ilustración que devuelva los derechos a las mujeres y acabe con la sumisión a Dios.

Una breve biografía de Ayaan Hirsi Ali

Descargar  ” Yo acuso “

YO ACUSO es una recopilación de ensayos y escritos, en los que convive el testimonio personal de Ayaan Hirsi Ali (terrible la historia de su hermana) con sus análisis sobre el tratamiento de la inmigración o las características políticas del islam. Una parte importante, la que da origen al subtítulo del libro, trata de los derechos de las mujeres en las sociedades musulmanas, enfocados no como la consecuencia de unos textos coránicos mal interpretados, sino como la obligada secuela de la moral sexual del islam, en la que la virginidad se convierte en el centro de una cultura del honor. La única esperanza de esas mujeres son los quince millones de musulmanes que viven en el mundo occidental y que gozan de las condiciones favorables para poner a prueba los valores morales del Corán. Por eso es un crimen no exigirles que reflexionen y no ayudar a las voces más críticas. Hirsi es consciente de que millones de mujeres musulmanas defienden su propio sometimiento, pero lo considera casi como una muestra del síndrome de Estocolmo que las asemeja a esclavos que prefieren la seguridad a una libertad incierta. Sin el reconocimiento de los derechos humanos de las mujeres musulmanas, tantas veces ignorados y postergados por los occidentales, el islam no experimentará su Ilustración, advierte.

El libro incluye el guión que escribió Hirsi para la película Submission que dirigió Theo van Gogh, asesinado posteriormente por un holandés de ascendencia marroquí. Hirsi, continuamente amenazada, prepara la segunda parte de la película y lamenta la falta de compromiso de los políticos occidentales. Aburrida por las dudas del partido socialdemócrata por el que fue elegida diputada, milita ahora en el Partido Liberal holandés. Sería lamentable que su formidable voz en defensa de la libertad y los derechos humanos fuera ignorada por una izquierda europea que ya cuenta en su historia reciente con la negativa a reconocer el Gulag. Lee el resto de esta entrada »

Posted in Hirsi Ali, Ayaan | Etiquetado: | Leave a Comment »

Ayaan Hirsi Ali

Posted by Biblioteca Escéptica en enero 1, 2008

Hirsi Ali nació en Somalia en una familia islámica de la tribu Daro. Su padre, Hirsi Magan Isse, tenía cinco hijos y una hija con cuatro mujeres y era un oponente del dictador somalí Mohamed Siad Barre. A pesar de que su padre, que estudió en Italia y en Estados Unidos, se oponía a la ablación, su abuela le practicó la extirpación delclítoris cuando ella tenía 5 años mientras su padre se encontraba en el extranjero.

Su infancia y adolescencia transcurrieron entre Somalia, Etiopía, Arabia Saudí y Kenia. Cuando tenía 23 años, su padre quiso casarla con un pariente que vivía en Canadá. Ayaan debía viajar a Alemania para, desde allí, volar a Canadá y reunirse con el que sería su marido y el dueño de su vida. Pero la joven decidió no acudir a ese encuentro, no estaba dispuesta a entregar su libertad a un desconocido. Ayaan tomó un tren hacia Ámsterdam y, al llegar, pidió asilo político.

Para que Holanda le concediera el estatus de refugiada política, Ayaan Hirsi Magan dijo haber llegado huyendo de la guerra civil de Somalia, una mentira que entonces le resolvió la vida pero que más tarde le haría perder la nacionalidad holandesa. El conocimiento de idiomas, una buena formación y el empeño decidido de aprovechar la oportunidad que Europa le ofrecía para organizar su propia vida permitieron a Hirsi Ali abrirse camino en Holanda. Trabajó como intérprete de los refugiados musulmanes, estudió Ciencias Políticas en la Universidad de Leiden y, en el año 2001, empezó a trabajar para un think tank próximo al partido socialdemócrata holandés, el PvdA. Sin embargo, no tardarían en surgir desavenencias entre Hirsi Ali y sus compañeros de partido. El feminismo militante y las declaraciones públicas de la joven somalí no sólo irritaban y escandalizaban a la comunidad musulmana holandesa, sino que chocaban abiertamente con la defensa del multiculturalismo que hacía el PvdA.

En la Universidad de Leiden, Ayaan había estudiado las teorías liberales y leído con enorme interés a los liberales de la escuela austríaca. Ello le había permitido elaborar un pensamiento político propio con el que abordar la cuestión que más le preocupaba y que llegaría a convertirse en el leit motivde su incesante actividad política, la defensa de la libertad de la mujer musulmana. Sus diferencias con el PvdA le hicieron darse cuenta de que su forma de entender los problemas de la inmigración musulmana en Europa encajaba más con las ideas que defendían los liberales del VvD. Comenzó a colaborar con ellos a finales del 2002, y en enero del 2003 se incorporó al Parlamento holandés como diputada del partido liberal.

El 2 de noviembre de 2004, el cineasta Theo van Gogh, con el que Hirsi Ali había colaborado en el guión de la películaSubmission, fue asesinado en la calle por un islamista. Con el mismo puñal con el que había dado muerte al director de cine, el asesino dejó clavado un mensaje en el cuerpo de su víctima y en el que amenazaba con matar también a la diputada.

La presión de la opinión pública forzó a que Holanda devolviera a Hirsi Ali la nacionalidad y el acta de diputada, pero era ya demasiado tarde: la somalí había tomado la decisión de abandonar Europa.

Hirsi Ali abandonó definitivamente la religión de Mahoma tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, y en múltiples ocasiones ha confesado su ateísmo.

Posted in Hirsi Ali, Ayaan | Etiquetado: | Leave a Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: