Biblioteca Escéptica

La conciencia explicada (Daniel Dennett )

Posted by Biblioteca Escéptica en agosto 13, 2012

Una breve biografía de Daniel Dennett

Descargar “La conciencia explicada” en Pdf

Descargar la conciencia explicada en epub

En este libro, Dennett argumenta a favor de la construcción individual del yo. La esencia de su tesis es la singularidad del lenguaje humano. Como él relata, la araña, el castor, el caracol y las termitas, cuando construyen, no tienen por qué saber lo que hacen; la araña construye telas, el castor diques, el caracol una concha dura y las termitas grandes palacios.

«Pero las construcciones más extrañas y maravillosas de todo el mundo animal son las increíbles y complejas construcciones que levanta un primate, el Homo sapiens. Todo individuo normal de esta especie construye un yo. A partir de su cerebro teje una tela de palabras y de actos, y, como las demás criaturas, no tiene por qué saber qué está haciendo; sólo lo hace. Esa tela lo proteje, como la concha del caracol, le proporciona el sustento, como la tela de la araña, y favorece sus perspectivas para el sexo, como la glorieta del pájaro jardinero. Al contrario de la araña, sin embargo, un ser humano no exuda su tela, sino que, como un castor, trabaja muy duro para recoger los materiales con los que construir su fortaleza. Como un pájaro jardinero se apropia de aquellos objetos que le gustan -a él o a su pareja-, incluidos muchos que fueron diseñados por otros con propósitos muy distintos.»

Dennett finaliza haciendo un alegato a favor de la existencia de la inmortalidad, a semejanza de la pervivencia del software al hardware; nuestros yos son el software, nuestros cuerpos son el hardware:

«Si usted fuese una alma, una perla de sustancia inmaterial, sólo podríamos “explicar” su potencial inmortalidad postulándola como una propiedad inexplicable, una virtus dormitiva que no se puede eliminar de la sustancia-alma. Y si usted fuese una perla de sustancia material, algún grupo de átomos de su cerebro espectacularmente especial, su mortalidad dependería de las fuerzas físicas que los mantienen unidos (podríamos preguntar a los físicos, en qué consiste la “media-vida” de un yo). Si usted piensa en usted como un centro de gravedad narrativa, por otra parte, su existencia depende de la persistencia de esa narración (un poco como Las mil y una noches, pero en un único cuento), que en teoría podría sobrevivir a una serie indefinida de cambios de medio, podría teletransportarse fácilmente (en principio) como el noticiario de la noche y almacenarse por tiempo indefinido en forma de mera información. Si lo que usted es, es esa organización de la información que ha estructurado el sistema de control de su cuerpo (o, por plantearlo de manera más provocativa y, a la vez, más usual, si lo que usted es, es el programa que corre en el ordenador de su cerebro), entonces, en principio, usted podría sobrevivir a la muerte de su cuerpo tan intacto como un programa que puede sobrevivir a la destrucción del ordenador en el que fue creado por primera vez.»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s