Biblioteca Escéptica

La mente de Dios ( Entrevista a Steven Weinberg )

Posted by Biblioteca Escéptica en enero 9, 2009

“Los científicos y otras personas a veces utilizan la palabra ‘Dios’ en un sentido tan abstracto y vacío que apenas se distingue de las leyes de la naturaleza”.

Una breve biografía de Steven Weinberg

PREGUNTA: En la última década, algunos Físicos han tratado de relacionar el trabajo científico que realizan con “La Mente de Dios”. ¿Qué piensa de tal asociación?

SR. WEINBERG: Me pone nervioso cuando Físicos utilizan la palabra “Dios” en forma ligera, cuando hablan de las leyes de la naturaleza refiriendolas como la mente de Dios, incluyendo la famosa frase de Einstein relacionada a Dios jugando dados con el cosmos. Pienso que mayormente usan la palabra “Dios” en sentido metafórico.

Para la mayoría de ellos “Dios” simplemente significa las leyes de la naturaleza, los principios que gobiernan cada cosa. Y, ciertamente, no hay nada malo con la metáfora, eso supongo, pero la palabra “Dios” posee tanto significado, tienetanto peso histórico, que pienso que uno debería tener mucho cuidado en cuanto a la forma como se usa.

PREGUNTA: ¿Cuál, piensa usted, sería la razón por la cual muchos Físicos han hecho tal asociación en años recientes?

SR. WEINBERG: Es verdad que este uso de la palabra “Dios”, este uso metafórico de la palabra “Dios” aparece en forma natural en el lenguage de los Físicos. El Teólogo Paul Tellich alguna vez mencionó que él pensaba que los Físicos eran los únicos científicos a los cuales les era cómodo hablar a cerca de Dios.El propósito de la Física, o por lo menos de una de las ramificaciones de la Física, es, después de todo, encontrar los principios que explican todo lo que vemos en la naturaleza, encontrar la base racional suprema del universo. Ello llega substancialmente cerca a algunos aspectos que se han asociado con la palabra “Dios”. Sin embargo, aún pienso que ello sigue siendo muy diferente. Yo no podría referirme a las leyes de la naturaleza como la mente del Dios, o llamar cualquier cosa descubierta por los Físicos el “Dios esto” o el “Dios aquello”. Es una palabra que posee demasiada presión.

PREGUNTA: ¿Por qué, piensa usted, durante la década pasada se generó esa proliferación de libros relacionados con Física y la mente de Dios?

SR. WEINBERG: Bueno, pienso que el público generalmente se interesa por el significado profundo de la ciencia. Pienso que es natural que la más reciente partícula elemental genere preguntas tales como ¿cuál es su masa?, ¿cuál es su carga?, etcétera. Pero ello no es muy interesante — el punto es ¿Cuál es su significado? Si mediante el uso de palabras tal como “Dios” se puede dar la impresión de algún significado espiritual profundo, bueno, eso llamaría muy naturalmente el interés del público. 

PREGUNTA: Para muchos Físicos a lo largo de la historia – individuos como Copérnico, Kepler, Newton – Dios fue una inspiración de su trabajo científico. Si Dios pudo inspirar a Newton, ¿Piensa Usted que no es legítimo que Dios pueda de alguna manera ser la inspiración para Físicos del presente? 

SR. WEINBERG: Las ideas de Newton en ralación a Dios – y de hecho, las ideas de Newton sobre ciencia – son difíciles para que alguien de la actualidad las entienda. Como dijo Juan Maynard Keynes, él no fue el primer científico moderno, él fue el último de los magos.

Newton, tal como entiendo de acuerdo a lo que he leído sobre él, pensaba que el mundo era un rompecabezas puesto para que nosotros lo descifremos, y que uno lo podría descifrar entendiendo la cronología del libro de Daniel, o uno podría descifrarlo estudiando los movimientos de los planetas en el Sistema Solar. No sé si percibo al mundo de esa manera. Encuentro dificil pensar que el mundo fue puesto aquí como un rompecabezas para que lo descifremos.

Es verdad que para algunos científicos del pasado, y aún de la actualidad, su interés en Dios es parte de su interés en la naturaleza, y ambos van juntos. Para otros, ellos van en direcciones opuestas. Laplace es famoso por su observación a Napoleón: “Padre, yo no tengo necesidad de esa hipótesis”, cuando Napoleón le preguntó sobre el lugar que tenía Dios en su visión del Sistema Solar.

Para algunos científicos su trabajo científico y su religión han estado absolutamente separados y son incompatibles. Darwin, así creo, perdió su relación con la fe en su niñez, como resultado de su desarrollo de la teoría de la evolución. Así, mentes diversas avanzan en vías diferentes.

PREGUNTA: Usted ha escrito que mientras más comprensible es el universo, menos sentido parece tener. ¿Podría explicar lo que usted quiere dar a entender?

SR. WEINBERG: Hace años escribí un libro sobre Cosmología,  y al final del libro intenté resumir la noción del universo en expansión y de las leyes de la naturaleza. Hice la observación – supongo que fuí muy arriesgado al hacer tal observación – de que mientras más el universo parece comprensible más pareciera no tener sentido. Esa observación se ha citado más que cualquier otra cosa que yo haya afirmado. Es incluso referida en las citas de Bartlett. Pienso que en el pasado se aceptó y fue ampliamente esperado que mediante el estudio de la naturaleza encontraríamos signos de un plan grandioso, en el cual los seres humanos desempeñaríamos un papel principal especialmente distinguido. Eso no ha ocurrido. Pienso que cada vez más la visión de la naturaleza, del mundo exterior, se ha convertido en la de un mundo impersonal gobernado por leyes matemáticas que no se refieren en nada a los seres humanos, en el cual los seres humanos aparecemos como resultado de un fenómeno aleatorio, y no como la meta hacia la cual el universo evoluciona.

Para otros, la idea de que todas las estrellas, todas las galaxias, y todos los átomos giran en torno a sus intereses, y que fue sólo por accidente que aquí, en este Sistema Solar, las propiedades químicas peculiares del DNA, interactuando por millones de años, han producido estos seres humanos que pueden hablar, mirar alrededor, y disfrutar de la vida, es una idea espantosa. Para algunas personas esa visión es la antítesis a la visión de la naturaleza y del mundo, según sus creencias.

PREGUNTA: ¿Cree Usted entonces que el universo carece de sentido?

SR. WEINBERG: Creo que no existe sentido en un universo que se pueda descubrir mediante los métodos de la ciencia. Creo que lo que hemos encontrado hasta ahora, es un universo impersonal el cual no está dirigido hacia los seres humanos y ello es lo que vamos a continuar encontrando. Cuando encontremos las leyes definitivas de la naturaleza, las mismas tendrán un caracter frío e impersonal.

No pienso que ello signifique [ sin embargo ] que no existe sentido en la vida. La observación generalmente se cita literalmente. Pero si se continúa leyendo, en el párrafo siguiente se encontraría que continúo diciendo que, si no existe sentido en el universo que descubrimos usando los métodos de ciencia, existe un sentido que le podemos dar al universo mediante la forma en que vivimos, mediante el amor de los unos para con los otros, mediante el descubrimiento de cosas sobre la naturaleza, a través de la creación de obras de arte. Y ello — en cierta forma, aunque no seamos las estrellas de algún drama cósmico, si el único drama en el que tendremos papeles principales es aquel que creamos en la medida que avanzamos, no es enteramente deshonesto que enfrentados con este universo sin amor e impersonal nosotros generemos pequeñas islas de calor, de amor, de ciencia, y de arte para nuestro regocijo. Éste no es un papel enteramente descabellado para que lo desempeñemos.

PREGUNTA: ¿Cómo respondería a científicos como Paul Davies, que afirman encontrarle sentido al universo y que piensan que la ciencia por si misma apoya esa idea?

SR. WEINBERG: Pienso que en verdad existe un misterio relacionado con la naturaleza el cual es improbable que se pueda aclarar por algún medio que yo pueda anticipar en estos momentos. Es decir, podemos buscar una teoría que contenga todas las teorías existentes; que unifique todas las fuerzas, todas las partículas, y que, por lo menos en principio, sea capaz de servir como base para una explicación de cada cosa. Podemos esperar eso, pero siempre preguntaremos, “bueno, ¿Cuál es la explicación para ello? ¿De dónde viene?” Entonces nosotros — mirando desde las alturas — detenidos en el borde de ese abismo tendremos que decir que no sabemos, ¿cómo podríamos saber?, ¿cómo podremos estar cómodos con esta clase de mundo gobernado por leyes que son justo lo que son sin alguna otra explicación?.

Y llegando a ese punto, al cual pienso llegaremos, alguien diría, bueno, la explicación es que Dios lo hizo así. Supongo que ello es una reacción natural a este dilema. Desafortunadamente, para mí no es satisfactorio. Una de otra, o Dios significa algo definido o no tiene significado alguno. Si por Dios nos referimos a una personalidad que se preocupa por los seres humanos, que creó todo esto por amor a los seres humanos, que nos observa y se involucra, entonces tendría que preguntar en primer lugar ¿cómo lo sabemos?, ¿qué nos hace pensar asi? en segundo lugar, ¿es ello realmente una explicación? Si eso es verdad, ¿cómo explicamos que eso sea asi? ¿Por qué existe tal Dios?. No hay final para esta serie de preguntas, es apenas otro paso, y tendremos que avanzar al paso siguiente.

Más a menudo pienso, sin embargo, que cuando algún Físico dice, “bueno, entonces la explicación es Dios”, ellos no se refieren a alguna cosa en particular. Es solo la palabra que usan. Einstein dijo que él no creía en un Dios que estuviese interesado en asuntos humanos, que interviniese en la vida de los seres humananos, sino en un Dios que era simplemente un principio abstracto de armonía y de orden.

Yo solamente lamento que utilizen la palabra “Dios”, porque pienso que uno debería tener cierto respeto por la forma en que las palabras se han utilizado históricamente, y ése no es el significado histórico que se le ha dado a la palabra “Dios” – no es un principio abstracto de armonía y orden. Si ése es el único significado, si la palabra Dios es prácticamente sinónimo de las leyes de la naturaleza, entonces nosotros no necesitamos esa palabra. ¿Por qué no simplemente decir leyes de la naturaleza? No es que sea incorrecto, después de todo D-I-O-S es un conjunto de letras del alfabeto, y podemos adjudicarle el significado que se desee. No obstante, si el lenguaje nos ha de ser de alguna utilidad, tenemos el deber de intentar preservar el significado de las palabras, e históricamente la palabra “Dios” no ha significado las leyes de la naturaleza. Ha significado una personalidad que se interesa. Y éso es algo que no estamos encontrando científicamente. No es algo para lo cual observo alguna evidencia.

PREGUNTA: ¿Siente Usted que una pregunta similar es inherente a la Física por sí misma?. Si usted y sus colegas encuentran una “teoría final”, tal como la han llamado, entonces también se podría preguntar ¿por qué esa teoría?, ¿por qué no otra teoría? Aún Usted se enfrenta a un sin fin de preguntas.

SR. WEINBERG: Nos enfrentamos a la posibilidad que al encontrar una teoría final tendremos que preguntarnos: ¿Por qué es esto correcto?, y podremos no tener respuesta.

Pienso que no va a ser posible que la respuesta sea que éste es el único conjunto de leyes de la naturaleza lógicamente posible, porque ahora mismo cualquier estudiante de Doctorado en Física podría inventar un conjunto de leyes de la naturaleza que no describan el universo tal como lo conocemos, pero que serían lógicamente consistentes. De tal forma, no pienso que la lógica pura pueda conducir a una explicación de las leyes de la naturaleza. Por otra parte, puede suceder que las leyes de la naturaleza, en la medida en que las descubrimos, cuando las encontremos, resulten ser el único conjunto de leyes lógicamente consistentes que proporcionan un universo lo suficiente rico como para permitir la existencia de vida y de personas que se preguntan a cerca de las leyes de la naturaleza, de tal modo que por lo menos haya algún tipo de autoregocijo agradable sobre la situación.

PREGUNTA: Existen personas que afirman que el hecho de que las leyes de la Física sean únicas significa que tales leyes fueron “afinadas” para admitir la posibilidad de vida que se desarrolla. Ellos Interpretan esto en sentido religioso dejando entrever que el universo fue, en ciera forma, diseñado para generar vida.

SR. WEINBERG: No veo ninguna evidencia clara de que las leyes de la naturaleza, o de que las constantes de la naturaleza, tal como las conocemos estén afinadas para permitir la existencia de vida. Me explico, las leyes de la naturaleza obviamente permiten la existencia de vida. No obstante, no veo en ellas nada que me parezca una coincidencia espectacular. Ninguno de esos argumentos me convencen.

Existen algunas cosas que son absolutamente misteriosas en relación a nuestro entendimiento de la naturaleza tal como la conocemos. Hay una constante llamada la “constante cosmológica”, cuya magnitud, sin conocer otra cosa, puedo estimar basado en suposiciones de lo que conozco sobre las leyes de la naturaleza. El valor correcto es menor que ese valor estimado por alrrededor de 120 órdenes de magnitud. Eso suena como un cierto tipo de afinamiento. Y en verdad no lo sabemos. Puede ser que ese número sea simplemente cero, y sería cero por alguna razón fundamental que descubriríamos. Por lo tanto no ha sido ajustada. También es posible que el universo sea mas grande y mas complicado de lo que hemos pensado, y lo que denominamos universo, es justo parte del universo, y lo que llamamos leyes de la naturaleza cambien de un punto a otro, y que nosotros estemos viviendo en una parte del universo donde lo que nosotros llamamos leyes de la naturaleza, incluyendo el valor de esa constante, permita la existencia de vida. En tal caso nosotros no imaginaríamos que algún ente supernatural haya ajustado las leyes y las constantes sólo para hacernos posibles, similarmente tampoco imaginamos que alguna entidad supernatural acordó para que la tierra tuviese una temperatura que permitiese la existencia de vida. Fuera de aqui existen, sin ninguna duda, millones de planetas en la galaxia, y vivimos en uno que permite la existencia de vida. Para mí eso no significa que haya sido organizado especialmente para permitir la existencia de vida.

PREGUNTA: ¿Piensa usted, en una forma u otra, que esta búsqueda por una “teoría final” de la Física — una teoría que unificaría todas las fuerzas de la naturaleza bajo un mismo principio — es en cierto sentido parecido a la la búsqueda religiosa? ¿Es como la búsqueda de la fuente definitiva de orden y creación, el cual es uno de los aspecto del Dios de la religión tradicional Judeo-Cristiana?

SR. WEINBERG: Pienso que a lo largo de los siglos demasiada energía intelectual se ha dedicado a asuntos religiosos. Piense en todos los monjes que se han dedicado a puntos delicados de doctrinas teológicas — los Monjes, los Rabinos, los monjes Budistas del lejano y medio Oriente, los Musulmanes, en el transcurso de los años dedicando tanto talento y energía a asuntos de teología. En cierto sentido la ciencia proporciona otra alternativa para el uso de la mente. Es una alternativa en la que se puede utilizar la inteligencia humana. Tiene varias ventajas. Tiene la ventaja de que tenemos maneras de descubrir que estamos equivocados sobre cosas. Particularmente he tenido la experiencia — la mayoría de los científicos la han tenido — de tener una teoría que pensé era correcta y los experimentos demostraron ser incorrecta — es una experiencia purificadora.

Los científicos también tenemos maneras de encontrar soluciones sobre cosas. Existen cosas sobre las cuales ahora existe acuerdo universal, lo cual no existe en asuntos de teología. Así, en cierta forma el mismo tipo de actividad intelectual se desarrolla en la ciencia tal como se ha dedicado históricamente a la religión. Pero pienso con varias ventajas innegables.

PREGUNTA: Cuando usted muera, ¿tiene alguna esperanza que se demuestre que su razonamiento era incorrecto, que en última instancia existe algo más allá del sin sentido que usted observa en el universo?SR. WEINBERG: Pienso que hay mucho que decir a ambos lados de eso. Me explico, por un lado, ciertamente la religión ha producido un arte deslumbrante. ¿Dónde estaría la arquitectura sin las magníficas catedrales y los maravillosos templos japoneses, y las mezquitas.

SR. WEINBERG: La ciencia no puede darnos lo que la religión le transmite a quienes creen en ella. La ciencia no puede darnos el consuelo de saber que cuando uno muera vamos a continuar existiendo en alguna forma. La ciencia nos deja con una visión mucho más triste de nuestro propio destino.

PREGUNTA: ¿Qué piensa de este nuevo diálogo entre ciencia y religión que se desarrolla actualmente?

SR. WEINBERG: Sé que se han emitido muchas opiniones que hablan de una reconciliación entre ciencia y religión, para finalizar el viejo conflicto. En cierto aspecto es un evento positivo. Ciertamente la ciencia al intentar conseguir el apoyo del público no necesita tener al mismo tiempo un conflicto con la religión. Por otra parte yo tiendo a lamentarlo. Pienso que parte de la misión histórica de la ciencia ha sido enseñarnos que no somos los juguetes de alguna esencia supernatural, que podemos definir nuestro propio destino en el universo, y que podemos encontrar nuestro propio sentido de moralidad. Podemos encontrar nuestro propio sentido de lo que debemos querer. Lamentaría ver este aprendizaje obtenidos a través de la ciencia manchado mediante una reconciliación equivocada con la religión.

PREGUNTA: ¿Qué opina del hecho de que el científíco más grande, por decir algo, de este siglo – Albert Einstein – solía hablar muy a menudo sobre Dios y la Física?

SR. WEINBERG: Con frecuencia la gente comentando sobre ciencia y religión citan el ejemplo de Einstein como un científico profundamente religioso, pero quienfue capaz de penetrar en las profundidades de las leyes de la naturaleza como cualquiera de nosotros. Pienso que tal asociación es absolutamente incorrecta. Pienso que Einstein en sus famosas expresiones relacionadas con el Dios que no juega a los dados con el cosmos y con su deseo en descubrir si Dios pudo haber tenido alguna otra opción en la manera de crear al mundo, estaba utilizando la palabra “Dios” en sentido absolutamente metafórico. En un contexto más serio él expresó que él no creia en un Dios que intervenía en asuntos humanos, al cual tenemos que adorar . Para él Dios era un principio abstracto de armonía y orden. Han existido Físicos profundamente religiosos, pero no pienso que se pueda contar a Einstein como uno de ellos.

PREGUNTA: ¿Piensa que la religión tiene algún valor?

Por el lado moral, sin embargo, estoy menos seguro sobre ello. Ciertamente obras muy buenas se han llevado a cabo en el nombre de la religión, pero notamos que lo opuesto se encuentra más a menudo. La motivación de eliminarse unos a otros es más frecuente – no solamente en personas de una religión para eliminar a los de otra, sino también dentro de las mismas religiones. Después de todo, fue un Musulmán quien asesinó a Sadat. Fue un Judío devoto quien asesinó a Rabin. Fue un Hindú devoto quien asesinó a Gandhi. Esto es algo que se ha continuado por siglos y siglos.

Pienso que en muchos aspectos la religión es un sueño – a menudo un sueño hermoso. A menudo una pesadilla. Pero es un sueño del cual pienso es tiempo que despertemos. Del mismo modo que un niño aprende sobre el hada del diente y es incitado por ello a dejar un diente bajo la almohada – y uno se complace de que el niño cree en el hada del diente. No obstante, eventualmente uno desea que el niño se desarrolle mentalmente. Del mismo modo pienso que es tiempo de que la especie humana se desarrolle en este respecto.SR. WEINBERG: Ciertamente la ciencia, debido a su facultad de aumentar nuestras capacidades para hacer cosas, incorpora riesgos terribles para todos nosotros. Si fuese posible ocultar la fisión nuclear, sería muy feliz ocultándola , debido a los riesgos que todos corremos. Pienso que es ridículo imaginar que la ciencia deba proseguir sin ningún patrón moral en cuanto al tipo de cosas que se puedan realizar con los descubrimientos de la ciencia. Me explico, sólo porque algún científico sea capaz de arruinar la tierra, no existe razón para que se le permita hacer eso. Por supuesto que no.

Me parece que con o sin religión las personas buenas se comportarán bién y las personas malas harán cosas malvadas. Sin embargo, es la religión quien incita a que personas buenas hagan cosas malvadas.

PREGUNTA: Algunas personas proclaman que las mismas críticas que usted acaba de realizar sobre la religión se podrían también aplicar a la ciencia; esa ciencia nos ha dado muchas cosas maravillosas, pero también se han realizado cosas espantosas en el nombre de la ciencia. Por ejemplo, las pruebas relacionadas con sífilis que el gobierno [de los Estados Unidos] realizó en la gente Afro-Americana.

SR. WEINBERG: Pienso que se han causado daños irreparables usando algunos de los descubrimientos de la ciencia. No obstante, también pienso que existe una profunda diferencia entre el papel de la ciencia en este respecto y el de la religión. La ciencia simplemente amplifica las capacidades de los seres humanos. La ciencia nos da la capacidad de causar daño y de hacer el bien más alla de lo que nosotros podemos, y cuestionar la ciencia en este respecto es como cuestionar si las personas deberían tener dos manos o solo una, porque con dos manos se puede causar mas daño de lo que se puede hacer con apenas una mano.

Carl Popper ha puntualizado que aunque las personas han realizado cosas terribles usando los frutos de la ciencia, nadie ha ido a una guerra en nombre de un principio científico, o ha exterminado poblaciones enteras porque discreparon sobre algún punto de la ciencia.

PREGUNTA: Las personas han, sin embargo, ido a la guerra con los frutos de la ciencia, y de hecho han asesinado a millones de personas con los frutos de la ciencia – las bombas atómicas, minas de tierra, etcétera – cosas que no habríamos tenido sin la tecnología que se genera a través de la ciencia. ¿Sugiere ello que deberían existir consideraciones morales sobre la forma en que utilizamos la ciencia — y quizás personas religiosas podrían tener un papel a jugar en la determinación de los usos de la ciencia?

Lo que necesitamos es un sentido de moralidad que pueda regir la forma que utilizamos los frutos de la ciencia, de la misma manera que necesitamos un sentido moral que gobierne la manera en que utilizamos nuestras dos manos. ¿De dónde debemos obtener ese sentido de moralidad? bueno, sinceramente pienso que no tiene sentido buscarlo en la religión, porque aunque las religiones de hoy enseñan muchas cosas buenas relacionadas con enseñanzas morales, pienso que las religiones sólo reflejan, en lugar de inspirar, la evolución de la moral de los seres humanos. Después de todo, si retrocedemos y analizamos el ejemplo de la esclavitud, no existe nada en las enseñanzas de cualquiera de las religiones históricamente principales del mundo que fuese en contra de la práctica de la esclavitud. Me explico, el Cristianismo no se oponía a la esclavitud. El Judaísmo tampoco estuvo en contra de esa práctica. El Islam no se oponía a la esclavitud. En algunos casos prohibían la esclavitud contra sus propios adeptos, pero nunca estuvieron en contra de la idea de esclavizar gente que pertenecían a otras religiones. Gradualmente, al paso de los siglos, la humanidad ha ido abandonando esas prácticas esclavistas. Y las religiones de ahora reflejan ese cambio en su concepción moral. No pienso que sean responsables de ese cambio. Pienso que simplemente lo reflejan

Pienso que no hay razón para que personas juiciosas no puedan ver lo que se deba hacer y lo que no se deba hacer sin la ayuda de la religión. Y en vista del papel de la religión de hoy, como la causa que hace que la gente en todo el mundo se asesinen los unos a los otros, sería preferible hacer lo que se deba hacer sin incluir la religión.

PREGUNTA: Usted mencionó que había algo específico que quería puntualizar. ¿Cuál és?

SR. WEINBERG: En mi experiencia la mayoría de los Físicos no son particularmente religiosos. Algunos pocos lo son – no hay duda sobre ello. Pero la mayoría no lo son. De hecho, yo diría que son más los que no creen en religión en vez de que simplemente son desinteresados en este tema. Ellos no saben mucho ni piensan lo suficiente en religión como para calificarlos de ateos. Pienso que ello no se limita tan solo a los Físicos. En mi experiencia muchos Americanos piensan en la religión como algo importante, y desean hacer lo que puedan para apoyarla. Pero si les pregunta acerca de sus creencias, se encontrará que son inseguros en relación a sus creencias religiosas. Realmente no aceptan la teología de su iglesia oficial.

Como evidencia que doy sobre este comportamiento es el hecho de que tengo muy buenos amigos que pertenecen a denominaciones religiosas que enseñan que puesto que yo no acepto sus enseñanzas, yo estoy condenado por toda la eternidad. Usted pensaría que estos amigos intentarían convertirme. Pero nunca lo hacen. Ahora, uno podría explicar esto de varias maneras. Puede suceder que ellos realmente no me tengan mucho aprecio y se regocijen en verme condenado para toda la eternidad — esa es una explicación posible. Pero otra explicación, que tiendo a pensar como más probable, es que aunque ellos tienen conocimiento de lo que se enseña en sus iglesias y reciben sermones sobre ello, ellos realmente no creen que si uno no sigue esa determinada forma de adoración uno estará condenado para toda la eternidad. Y cuando uno conversa con ellos sobre lo que creen es probable que digan algo como esto: “Pienso que hay un gran misterio; no sabemos lo que es. ¿Quién sabe lo que va a suceder cuando fallezcamos? ¿Quién sabe si existe un cielo o un infierno? Yo crecí en esta creencia. Pienso que es importante tener fe, por lo tanto continuaré asociándome a esta creencia”. Ello realmente es muy similar a lo que Susan Sontag hace mucho tiempo llamo “piedad sin complacencia”. Creen en religión más que en las enseñanzas de la religión. 

Anuncios

2 comentarios to “La mente de Dios ( Entrevista a Steven Weinberg )”

  1. Jesus said

    Exelente!
    Muy buena lectura.

  2. ma. de los angeles said

    Es grandioso el trbajo que hacen los científicos y puedo entenderlos, conmo entiendo que todo se encuentra dentro de un gran contexto, no hay separacion entre ciencia y Dios todo está unido.todas las fuerzas del universo se manifiestan de una o de otra forma aunque para muchos parecieran incomprensibles y las tienen que separar para entenderlas. El hombre está ahí en un instante y siempre estará en una forma y otra o tal vez no pero no por eso las cosas, la ciencia y Dios dejaran de existir. cuestión de reflexión y estudio constantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: