Biblioteca Escéptica

La estrella de Belen (Mark Kidger)

Posted by Biblioteca Escéptica en febrero 13, 2008

Una breve biografía del autor

No existe ningún documento escrito por un testigo de la Estrella de Belén. Las únicas referencias existentes se encuentran en los documentos posteriores a la vida de Jesucristo. Muchas veces se dice que la única referencia a la Estrella se encuentra en el Evangelio de Mateo, pero eso no es verdad, Aún así, la información que se dispone sobre la Estrella está muy limitada. También, hay que apuntar que existen graves contradicciones entre las distintas fuentes.En todo el Nuevo Testamento se menciona la Estrella de Belén solo cuatro veces, todas esas referencias se encuentren en Mateo 2:

1 Después de nacer Jesús en Belén de Judea, en tiempos del Rey Herodes, unos magos llegaron de Oriente a Jerusalén,

2 preguntando «Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto su estrella en Oriente y venimos a adorarlo»

………………..

7 Entonces Herodes llamó en secreto a los magos y averiguó cuidadosamente el tiempo transcurrido desde la aparición de la estrella.

8 Y encaminándolos hacia Belén, les dijo: «Id e informaos puntualmente acerca de este niño; y cuando lo encontréis, avisadme, para que también yo vaya a adorarlo.

9 Después de oír al rey, se fueron. Y la estrella que habían visto en el Oriente iba delante de ellos hasta que vino a pararse encima del lugar dónde estaba el niño.

10 Al ver la estrella sintieron inmensa alegría.

De los demás Evangelios, solo Lucas habla de la Natividad. Aquí tenemos la primera de varias inconsistencias. Lucas no menciona a la Estrella. De hecho, casi la única cosa en común entre las versiones de la Natividad de Mateo y de Lucas es el nacimiento del niño Jesús. Si la Estrella era tan importante, ¿por qué es que Lucas, un médico de profesión, pero un historiador con talento por fuerza de circunstancia, no la menciona?

Algunos expertos han sugerido con buenas razones, que tal vez Mateo solo incluye a la Estrella de Belén en su cronología para dar más significado a la Natividad. Una razón por pensar eso es el hecho que muchas veces encontramos una frase por el estilo de “con ello se cumplió lo que dijo el Señor por el profeta”. Tal afirmación se encuentra varias veces en Mateo 2, pero no en el texto dónde se describa la Estrella de Belén, aunque si la aparición de la Estrella realmente fuera el cumplimiento de la profecía, la frase debería aparecer.

No obstante, existen dos otras referencias a la Estrella de Belén: una contemporánea con Mateo, en el Protoevangelio de Santiago (uno de los textos escritos como un evangelio pero que nunca fue incorporado en la Biblia y que, junto con otros, forma los Apócrifos), la otra en una carta escrita por Ignacio quizá 50 años después que la fecha de escribirse el Evangelio de Mateo. La referencia de Ignacio es muy escueta:

“Su luz fue indecible y su novedad causó asombro”

Santiago, en cambio, amplia bastante el contenido de Mateo 2, 1-2. En esta versión, entre otros detalles, Herodes pregunta a los Reyes Magos por la manifestación que habían visto y que anunciaba al nuevo rey. Los Reyes Magos contestaron:

“Vimos como una estrella indescriptiblemente grande apareció de entre estas estrellas y las deslumbró tal como ya no lucían y así supimos que un Rey había nacido para Israel.”

Si la Estrella realmente fuera tan grande como decían Santiago y Ignacio, no se entiende como Herodes podría no haberse dado cuenta de su existencia.

Muchos expertos bíblicos opinan que Mateo y Lucas utilizaron el mismo texto base para sus respectivas versiones del Evangelio: este texto, conocido popularmente como “Q”, se ha perdido y es de origen totalmente desconocido. Desde luego, gran parte del contenido de sus Evangelios es muy parecido, el uno con el otro. Puesto que sus descripciones de la Natividad se discrepan tanto, parece razonable pensar que Mateo y Lucas tenían, cada uno, acceso a algún documento ya perdido que les suministró más detalles. Las similitudes (y las diferencias) entre Mateo y el Protoevangelio de Santiago refuerza bastante esta conclusión. De esta forma explicamos como puede ser que Lucas no menciona a la Estrella aunque realmente existía.

Lo que sí queda claro es que Ignacio y Santiago exageraron bastante su brillo e importancia. Una estrella tan brillante como para deslucir a otras estrellas habría tenido que ser tan brillante como el plenilunio. En una época tan distinta a la de hoy, cuando todo el mundo conocía el cielo, parece inconcebible que una estrella tan brillante podría haber aparecido casi inadvertida.

Ahora bien. En ningún lugar de Mateo dice que Herodes no había visto la Estrella: lo único que sí deja claro es que no sabía en que fecha había aparecido por primera vez, que no es la misma cosa. En cambio, el Protoevangelio de Santiago hacia hincapié explícito en la ignorancia de Herodes.

La posible contradicción puede explicarse de varias formas. Puede ser que Herodes realmente no había visto la Estrella a causa de un período prolongado de mal tiempo. No es nada imposible si habían transcurrido pocos días o semanas entre la aparición de la Estrella y la llegada de los Reyes Magos, sobre todo si la Estrella apareció en los meses entre enero y marzo cuando el clima en Jerusalén es decididamente invernal. Otra posible explicación es que Herodes fue mantenido en ignorancia: quizá sus cortesanos habían visto o conocían de la existencia de la Estrella y, a sabiendas de su probable significado, decidían que esa era una información que no les interesaba hacer llegar al Rey. Desde luego, su posterior reacción (la Matanza de los Inocentes) demuestra que un cortesano temerario por su propio salud habría dudado en pasarle a Herodes unas noticias tan desagradables.

Las opciones

Básicamente, todos los intentos de explicar la Estrella de Belén entran en uno de tres categorías.

(I) La Estrella es un mito.

Algunos autores, preocupados por las inconsistencias entre los evangelios de Lucas y de Mateo y por la falta de las palabras “con ello se cumplió lo que dijo el Señor por el profeta”, han sugerido que la Estrella de Belén nunca existió. Esta gente apunta a que Jesús nació en una época cuando ningún rey, ningún emperador, ni nació ni falleció sin que se viera algún tipo de fenómeno celestial o terrenal (un cometa, el nacimiento de una cabra con cinco patas, etc.) para dar importancia al suceso. Puesto que Jesús era el rey más grande de todos, la manifestación que señalizara su nacimiento tenía que ser especialmente importante para convencer a los no creyentes de su importancia. Para dar credibilidad a Jesús entre los paganos, Mateo simplemente añadió a su evangelio un portento celestial especialmente espectacular.

(II) La Estrella fue un suceso astronómico

Aunque la descripción de la Estrella ha sido modificada durante el pasar de los años, en parte por razones “artísticas” y en parte porque el evangelio de Mateo se escribió casi tres generaciones después de verse la Estrella de Belén, Mateo describió un suceso astronómico real. Puesto que hay muchas explicaciones astronómicas plausibles de la Estrella de Belén, es solo una cuestión de tiempo y de lógica para dilucidar cual es la correcta. Esta conclusión está fuertemente apoyada por el hecho que muchos de los sucesos descritos en la Biblia realmente sucedieron y han sido confirmados por los historiadores. Además, la Biblia, en su mayor parte, se escribe como un texto histórico que pretende relatar los hechos (por ejemplo, la aparición de la Estrella de Belén) tal y como sucedían.

(III) La Estrella fue un suceso milagroso

La Estrella fue una manifestación de la mano de Dios. Nadie tiene que justificar sus acciones y su a Él le plazca hacer brillar una estrella dónde no había ninguna antes, no es para los científicos cuestionarlo. Varios de los aspectos de la Estrella tal como se describe en Mateo son impropios de un fenómeno celestial natural: las estrellas no se mueven delante de los viajeros para guiarles y no se paran para señalarles la llegada a su destino. Si tomamos literalmente la descripción de Mateo y de Santiago, no existe ninguna posible explicación científica.

 

Anuncios

Una respuesta to “La estrella de Belen (Mark Kidger)”

  1. zahid enrique mejia luna said

    no solo eso, igual conocio al 4· rey mago arbatan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: