Biblioteca Escéptica

El voto de Ingersoll (Robert Green Ingersoll)

Posted by Biblioteca Escéptica en febrero 3, 2008

“En la vida no hay premios ni castigos, sino consecuencias”

Otras citas de Robert G. Ingersoll

Una breve biografia del autor

El voto de Ingersoll 

Cuando me convencí de que el Universo es natural, de que todos los espíritus y dioses son mitos, entró en mi mente, en mi alma, en cada gota de mi sangre, el sentido, el sentimiento y la alegría de la libertad. Los muros de mi cárcel se desmoronaron y cayeron, la mazmorra se inundó de luz y todos las cerraduras, barreras y esposas se hicieron polvo. 

Ya no era más un servidor, un siervo ni un esclavo. No había dueño para mí en todo el mundo, ni tampoco en el espacio infinito. Era libre! Libre para pensar, para expresar mis ideas, libre para vivir mi propio ideal, libre para vivir por mi mismo y para aquellos a quienes yo amaba, libre para usar todas mis facultades, todos mis sentidos, libre para extender las alas de la imaginación, libre para investigar, para dudar, soñar y esperar, libre para juzgar y determinar por mí mismo, libre para rechazar todos los credos ignorantes y crueles, todos los libros “inspirados” que han producido los salvajes, y todas las leyendas bárbaras del pasado, libre de Papas y sacerdotes, libre de todos los “llamados” y “elegidos”, libre de los errores santificados y de las mentiras sagradas, libre del miedo al castigo eterno, libre de los monstruos alados de la noche, libre de demonios, fantasmas y dioses. Por primera vez era libre.
No había lugares prohibidos en todo el dominio de la mente, no había aire ni espacio en donde la fantasía no pudiera extender sus alas de colores, no habían cadenas para mis miembros ni azotes para mis espaldas, ni fuegos para mi carne, no había enfado ni amenaza del dueño, no había que seguir los pasos de otro, ni necesidad de inclinarse o adular o arrastrarme ni de proferir palabras mentirosas. Yo era libre.

Permanecí enhiesto, y sin temblar, alegremente, me enfrenté con todos los mundos. Y entonces mi corazón se llenó con gratitud, con agradecimiento, y quedé enamorado de todos los héroes, de los pensadores que dieron sus vidas por la libertad de sus brazos y su mente, por la libertad de trabajo y de pensamiento, de aquellos que murieron encadenados en sus mazmorras, de aquellos cuyos huesos fueron quebrantados, cuya carne fue marcada a fuego y arrancada, de aquellos consumidos por la llamas, de todos los sabios, los buenos, los valientes en todos los países, cuyas ideas y hechos han dado la libertad a los hijos de los hombres. Y entonces hice el voto de empuñar la antorcha que ellos habían llevado y mantenerla en alto, para que su luz pudiera seguir conquistando la obscuridad.

   

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: