Biblioteca Escéptica

Fernando Vallejo

Posted by Biblioteca Escéptica en enero 10, 2008

Escritor, biólogo, cineasta y activista de los derechos de los animales nacido en Colombia y nacionalizado en México en 2007. Ha recibido numerosos reconocimientos por su obra incluido el Premio Rómulo Gallegos y es considerado un personaje controvertido por sus agudas críticas especialmente hacia la Iglesia Católica, la falsa moral, la física y los formalismos.

Hijo legítimo del ex ministro de Fomento, ex senador de la república, ex ministro de desarrollo, ex miembro de la constituyente de Colombia, ex presidente del Directorio Conservador de Antioquia, ex secretario de gobierno, director del periódico El Poder y abogado conservador Aníbal Vallejo Álvarez.

Nació y creció en la ciudad de Medellín. Aficionado a la música, llegó a ser un pianista excelente. Su gusto por Mozart, Chopin, Gluck y Richard Strauss es destacable. Después de un año de estudios en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Colombia sede Bogotá, se licenció en Biología en la Universidad Javeriana. Viajó a Europa para estudiar cine en Italia, en la Escuela Experimental de Cinecittá.

Vallejo ha sido destacado mundialmente como novelista. Sin embargo, además de nueve novelas (cinco de las cuales conforman un ciclo autobiográfico), ha publicado tres libros de ensayos, una gramática del lenguaje literario y dos biografías de poetas colombianos (José Asunción Silva y Porfirio Barba-Jacob). Su actividad como director y cinematógrafo, anterior a toda su obra literaria, dejó tres películas de tema colombiano, pero producidas en México.

La mayor parte de su obra literaria consiste en una larga autobiografía, El río del tiempo, de la cual hubo cinco entregas. La primera, Los días azules (1985), refleja varios episodios de la infancia del autor en los escenarios de la finca de sus abuelos (Santa Anita) y el tradicional barrio Boston de Medellín. En El fuego secreto (1987), explora como adolescente los caminos de la droga y la homosexualidad en Medellín y Bogotá. Las entregas siguientes, Los caminos a Roma (1988) y Años de indulgencia (1989), narran sus experiencias en Europa, especialmente en Roma, y en Nueva York. El quinto volumen de El río del tiempo, Entre fantasmas, apareció en 1993 y comprende los años en que ha residido en Ciudad de México, donde vive desde 1971. El Mensajero (1991) es una versión de la biografía del poeta antioqueño Porfirio Barba-Jacob, que Vallejo había publicado ya en 1984 y para el cual se documentó rigurosamente. En 1994 publicó una novela fuera de su ciclo biográfico, La virgen de los sicarios, sobre la violencia del narcotráfico en Medellín. Fue llevada al cine por Barbet Schroeder recibiendo críticas encotradas. Ganó el Premio Rómulo Gallegos, uno de los más prestigiosos de la lengua española, en 2003, por El desbarrancadero; en medio de alusiones autobiográficas y con la inaudita fuerza de un lenguaje descarnado Vallejo describe en esta obra la enfermedad y la muerte de su hermano Darío, presentando reflexiones sobre los temas de la enfermedad (el sida concretamente), la crisis de la familia, la violencia cotidiana y la iglesia católica como mal social. En La rambla paralela (2002) un cadáver ambulante circula alucinadamente por una Barcelona asfixiada por el calor y que en la voz del narrador se confunde con Medellín y México, por medio de una prosa llena de furia y nostalgia, donde se funden en uno pasado, presente y futuro. En Mi hermano el alcalde (2004), inspirándose en la figura de su hermano Carlos, alcalde del municipio de Támesis, en Antioquia, describe irónica pero festivamente los rituales electorales sudamericanos: promesas irrealizables, votos comprados, electores “fantasmas” y compadrazgos. Tras luchar a brazo partido con su ingénita honradez, el protagonista es elegido alcalde y su gestión, saturada de problemas económicos y judiciales, redunda en un gran progreso para la ciudad.

Como cineasta, escribió y dirigió en México dos películas sobre la violencia en Colombia: Crónica Roja (1977) y En la tormenta (1980). Un tercer film “La derrota” (1984) coescrito con Kado Kostzer significó su último trabajo como director.

En 1985 Procultura publicó su edición de la Poesía completa de Porfirio Barba-Jacob. Para el año 1995 publica el resultado de su extensa pesquisa tras el recuerdo de quien fuera uno de los grandes poetas colombianos, Jose Asunción Silva; esta biografía, llamada Almas en pena, chapolas negras, describe el desfalco financiero del poeta y refleja, con todo éxito, el ambiente bogotano para finales del siglo XIX. La mayor parte de sus novelas tienen por escenario Colombia y sus temas recurrentes son la violencia, la homosexualidad, la adolescencia, la drogas y la muerte.

Vallejo también ha cultivado el ensayo: en 1983, el Fondo de Cultura Económica publicó en México Logoi. Una gramática del lenguaje literario, un ambicioso proyecto investigativo sobre la escritura literaria, en el que resaltan puntos de vista originales y críticos sobre el lenguaje, su uso y sus límites; en La tautología darwinista (1998) intenta refutar la teoría darwinista de la selección y adaptación como causas de la evolución, que acepta pero teniendo como causa exclusiva las modificaciones que aleatoriamente pueden producirse en el ADN a nivel molecular, sin intervención ni influjo del medio ambiente ni de ninguna causa exterior.

Como narrador ofrece una visión insolente, iconoclasta, negra y profundamente pesimista del mundo. Su estilo es áspero y vigoroso y en conjunto representa una de las cumbres de la actual narrativa colombiana. Un ensayo más, el Manualito de imposturología física (2005), ofrece una discusión, en forma de sátira, de las construcciones teóricas de la física; en la voz de un erudito narrador, Vallejo acusa de impostores a los máximos representantes de la física con la ayuda de la ‘impustorología’, una ciencia de la impostura inventada por él.

Su publicación más reciente, La puta de Babilonia (2007), es un ensayo histórico extenso y prolijo, en el que Vallejo expone una furiosa y bien documentada crítica al cristianismo y la Iglesia Católica; con este libro Vallejo pretende dar paso a un debate público con los representantes de la iglesia católica colombiana.

Fernando Vallejo resalta la tradición contestataria de la intelectualidad antioqueña, prosiguiendo a nombres como el mismo Barba-Jacob, Fernando González y los nadaístas, con Gonzalo Arango a la cabeza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: